Los SSD llevan años abaratándose gracias a la creciente demanda, pero una escasez de memoria NAND hará que los precios se disparen en 2017.

NAND es el tipo de memoria flash que se utiliza en los SSD, las tarjetas microSD y las unidades de almacenamiento de tablets y smartphones. Hoy en día las memorias NAND convencionales (conocidas como NAND planas) están en pleno proceso de ser reemplazas por las 3D NAND, que ofrecen mayor densidad y rendimiento.

En el último trimestre de 2016, la demanda de memorias NAND superó la capacidad de producción del mercado, y el precio de los SSD subió un 10%. Irónicamente, buena parte de la culpa la tuvo el precio de los SSD, que de un tiempo a esta parte se acercó mucho al de los discos duros. Al reducirse la brecha de precios entre ambas tecnologías, aumentaron los incentivos (de usuarios finales y fabricantes de ordenadores) para optar por un SSD.

Advertisement

DRAMeXchange prevé que la demanda total de SSD en todo el mundo se dispare un 60% en 2017. Además, la demanda de SSD podría llegar a representar el 40% del consumo mundial de memoria NAND este mismo año.

Pero no solo están los SSD. Compañías como Apple y Huawei acaparan más memoria NAND de la prevista para fabricar sus dispositivos. Muchos smartphones populares, incluido el iPhone, carecen de ranura para tarjetas microSD, así que cada vez más clientes seleccionan dispositivos con mayor capacidad de almacenamiento, como la nueva opción de 128 GB.

Para colmo, los fabricantes de memoria flash se están quedando rezagados en sus planes de fabricar 3D NAND, por los retos de la transición a nivel tecnológico. DRAMeXchange estima que la memoria 3D NAND representará más de la mitad de los envíos este año, pero al mismo tiempo prevé que la capacidad de producción de 3D NAND de la industria aumentará solo un 6% en 2017.

Advertisement

Debido a la demanda de los grandes fabricantes y a los desafíos relacionados con la migración de tecnología, los principales fabricantes de NAND como Samsung, Toshiba, SanDisk y Micron han reducido significativamente sus envíos a los fabricantes de módulos de memoria.

Ante la escasez de suministro, los fabricantes se han visto obligados a aceptar alzas de precios de sus proveedores. Y, por eso, los precios de los SSD están a punto de dispararse. [TrendForce vía Make use of]