Imagen: Darren Orf / Gizmodo

La rivalidad entre Apple y Samsung provocó la crisis del Note 7, de acuerdo con un reportaje de Bloomberg. Los primeros rumores de un iPhone 7 “aburrido”, con el mismo diseño y pocas novedades diferenciadoras, se percibieron en Samsung como una oportunidad para acelerar el desarrollo del Galaxy Note.

Advertisement

Según fuentes cercanas a la compañía, Samsung presionó a empleados y proveedores para cumplir con plazos muy ajustados —a pesar del puñado de nuevas características que incorporaba el teléfono, como el lector de iris y una batería que se carga más rápido. Los proveedores se encontraban bajo una mayor presión de la habitual y algunos trabajadores de Samsung comenzaron a dormir en la oficina para evitar la pérdida de tiempo de los desplazamientos.

Del artículo de Bloomberg:

Advertisement

Cuando las primeras versiones del Note pasaron por las manos de un selecto grupo de altos directivos, estos comentaron con entusiasmo las mejoras y alabaron el trabajo de los demás. Si Apple no iba a ofrecer a los consumidores algo emocionante, Samsung sin duda lo haría.

Con el presidente Lee en el hospital, el Lee más joven y el vicepresidente G. S. Choi se reunieron con Koh [jefe de la división de móviles] y ejecutivos de otras filiales de Samsung, que hacen semiconductores, paneles de vidrio y baterías. Siguieron adelante con una serie de nuevas características que habían estado en los planes de la compañía, incluidos una pantalla y un lápiz mejorados, y luego aprobaron una fecha de lanzamiento 10 días anterior a la del año pasado.

De las prisas, explica Bloomberg, derivaron los problemas de la batería: varias decenas de Note 7 se prendieron fuego mientras cargaban por un fallo de diseño que hacía que el cátodo entrara en contacto con el ánodo. Esto derivó en una retirada global del teléfono sin precedentes. Samsung acabó pidiendo a todos los usuarios del Note 7 que apagaran el teléfono y lo devolvieran cuanto antes. El gobierno de Estados Unidos organizó una retirada formal del dispositivo.

El Galaxy Note 7 tiene una batería de 3.500 mAh (frente a los 3.000 mAh del modelo anterior o los 2.900 mAh del iPhone 7 Plus). El principal proveedor de estas baterías es Samsung SDI, que es un 20% propiedad de Samsung. ¿Pudo un iPhone “aburrido” prender la mecha de lo que vino después? [Bloomberg]

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.