No se puede fotocopiar dinero. No es solo que sea ilegal. Es que es físicamente imposible. Si metes un billete de curso legal en una fotocopiadora, esta sencillamente se negará a imprimirlo. El secreto de ese sistema antifalsificación es un símbolo oculto a simple vista en el papel, y no es el único.

Ese símbolo se llama Constelación de Eurion, y es una pequeña trama de puntos que se repite en prácticamente todos los billetes de curso legal de todos los países del mundo. Si una fotocopiadora moderna detecta la trama inmediatamente deja de imprimir y proporciona un mensaje de error. Por supuesto, se puede hackear la máquina para que ignore el símbolo, pero entraríamos ya en el terreno de la falsificación.

La constelación de Eurion es una contramedida relativamente antigua (se incorporó hacia 1996). La más reciente es un sistema electrónico llamado Counterfeit Deterrence System (CDS) que impide no solo fotocopiar dinero, sino tratar de abrirlo en programas de edición de imagen profesionales como Photoshop. Ni siquiera es posible editar una parte del billete.

Advertisement

Se sabe que el sistema CDS ha sido desarrollado por una empresa estadounidense llamada Digimarc a petición del Central Bank Counterfeit Deterrence Group (CBCDG), pero no se conoce exactamente en qué consiste esta tecnología de marca de agua o cómo funciona. En el interesante vídeo de Wendover Productions podéis aprender más sobre las medidas que usa el dinero para protegerse de copias. [vía Wendover Productions]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.