El fotógrafo Frank Herfort ha recorrido más de 24.000 kilómetros, cámara en mano, para ratratar algunos de los edificios más singulares que se construyeron justo después de la caída de la antigua Unión Soviética. El resultado acaba de publicarse en un libro titulado Imperial Pomp, y reúne algunas auténticas joyas arquitectónicas.

Herford ha visitado ciudades remotas de Rusia, Kazajistán, Azerbayán, Bielorrusia y otras repúblicas ex-soviéticas. En ellas ha encontrado rascacielos que combinan diferentes estilos, y cuya opulencia contrasta a veces con la depresión económica de su entorno. Os dejamos con algunos ejemplos y un vídeo sobre cómo se hizo este singular libro. [Imperial Pomp vía Faith is Torment]