El CAPTCHA, ese sistema que trata de diferenciar si el visitante de una página web es un humano o una máquina, podría tener sus días contados. Investigadores de la Carnegie Mellon University en Pittsburgh (el mismo centro en el que Luis Von Ahn y su equipo crearon los CAPTCHA) han desarrollado un nuevo test más efectivo para diferenciar humanos de máquinas, y se basa en los populares test de tinta de Rorscharch.

Jeremiah Blocki, Manuel Blum, y Anupam Datta llaman a su invento GOTCHA (Generating panOptic Turing Tests to Tell Computers and Humans Apart). En lugar de retorcer las letras y utilizar palabras inexistentes para despistar los diccionarios y sistemas de reconocimiento de caracteres de los bots, los GOTCHA se basan en la capacidad tan humana de interpretar patrones en una imagen.

Advertisement

El sistema es sencillo. Cuando un usuario llega a un servicio que requiere identificación, se le presentan unas cuantas imágenes y se le pide que las describa con un par de palabras. Después, las imágenes y sus propias descripciones aparecen desordenadas y se le pide que asocie cada imagen a la descripción que el mismo escribió.

Según lo publicado en su informe, los tres autores han probado GOTCHA entre 70 voluntarios de Amazon y los resultados son prometedores, aunque hay algunos usuarios que no fueron capaces de recordar sus propias descripciones. Con unos cuantos ajustes, los test de Rorscharch podrían suponer un nuevo avance en el eterno juego del gato y el ratón entre responsables de seguridad y hackers. [MIT Technology Review]