El futuro avanza en direcciones inesperadas. Un día Stephen Hawking anuncia sus planes de crear una nave interestelar y al día siguiente descubrimos que hay una versión para cigarrillos electrónicos del infame Flappy Bird.

La fiebre de los cigarrillos electrónicos ya no es lo que era, pero sigue dejándonos momentos para el recuerdo —como cuando salieron los primeros cigarrillos con Bluetooth o se descubrió el primer malware. La noticia de hoy viene de la mano de Balázs Bánk, un desarrollador húngaro que ha conseguido portar el juego Flappy Bird a uno de estos dispositivos para vapear:

El cacharro es un eVic-VTC Mini de Joyetech, que es básicamente el estado del arte de los cigarrillos electrónicos: 60 vatios de potencia, pantalla OLED de una pulgada y 128 kB de memoria ROM que permiten a un hacker como Balázs instalar juegos o un firmware personalizado. Alucinante. [Reddit]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.