Es un hecho que la próxima gran ambición de la NASA y las demás agencias espaciales es llevarnos a Marte, pero esto es un proceso extremadamente costoso. Un nuevo estudio del MIT asegura que, a gran escala, la opción más económica y factible es hacer escala en la Luna, al mejor estilo de una parada en los pits de la Fórmula 1.

Por supuesto, esto no es un proceso sencillo, y de hecho supondría una inversión mucho más grande que sencillamente ir a Marte, pero a largo plazo los viajes a nuestro vecino planeta rojo se harían muchísimo más económicos, gracias a que no tendrían que salir de la Tierra con todo su combustible y suministros, sino que los recargarían en la Luna.

Advertisement

Para dar un poco de contexto, debemos tomar en cuenta que la NASA estima que un viaje a Marte costaría más de 300.000 millones de dólares, y en gran parte eso se debe al esfuerzo que supone el hecho de despegar desde la Tierra con una carga enorme que dure todo el viaje hasta Marte (y eso sin contar con el retorno, que actualmente es imposible).

El estudio que propone un equipo de investigación aeronáutica y aeroespacial del MIT, que en conjunto con investigadores de la NASA lo han publicado en el Journal of Spacecraft and Rockets, propone que el cohete pase primero por la Luna a “llenar el tanque”, y despegue con el menor peso posible.

Eso sí, las condiciones para que se cumpla su propuesta son bastante específicas, por lo que de momento se mantiene más como una teoría que como solución inmediata:

“En el modelo que creamos para determinar la mejor ruta a Marte asumimos que en la Luna hubiese una estación para producir y suministrar combustible, que permitiría a los cohetes recargar suministros básicos antes de continuar su viaje. Aunque la inversión de crear esta estructura sería muy costosa, a largo plazo cada viaje de Marte costaría una fracción de lo que sería si tuviese que viajar con todos sus suministros en el cohete desde la Tierra.

Este estudio se opone a la teoría de la NASA que asegura que la forma más fácil de viajar a Marte es un viaje directo llevando todo encima, pero a gran escala tomar un desvío a la Luna resultaría mucho más provechoso y, en general, barato.”

El problema es esa curiosa condición de la que hablan, referente al combustible “producido” en Marte. Esto se basa en una teoría de la propia NASA que propone usar el agua helada que hemos encontrado tanto en la Luna como Marte, para ser refinada y posiblemente transformada en combustible de cohete. Esto, siempre y cuando al estudiarla al detalle algún día comprueben que es posible. Hoy en día es simplemente una teoría.

Advertisement

De nuevo, y aunque lo vemos en un sinfín de películas (como The Martian, por supuesto), un viaje a Marte está mucho más lejos de lo que podemos imaginar, lamentablemente. La tecnología no está lista, tenemos el grave problema del regreso a la Tierra que hoy en día no es posible, y lo más importante, ningún gobierno en la actualidad está dispuesto ni capacitado para financiar una misión tan costosa como esta. Pero esto no detiene a la NASA ni a los expertos, quienes siguen buscando las soluciones más factibles y baratas para llevarnos a nuestro vecino planeta rojo. [Journal of Spacecraft and Rockets vía Phys]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)