Rogue One, el primer spin-off de Star Wars, resultó ser mucho mejor de lo que esperábamos. La película no solo cuenta una historia genial sino que también nos saca de dudas con respecto a algunos fallos que tenía la trilogía original. Para ello fue necesario revivir algunos personajes, literalmente.

Al momento de ir al cine a ver Rogue One sabíamos que se desarrollaría “antes de los acontecimientos de Episode IV: A New Hope” pero al acabar notamos que las películas se desarrollan con muy poco tiempo de diferencia. Sin embargo, tomando en cuenta que han pasado casi 40 años desde el estreno de la primera película de la saga, iba a ser muy difícil repetir personajes. Difícil, pero no imposible.

Advertisement

Advertisement

Darth Vader fue uno de los que regresó y para ello sencillamente se buscaron otro actor y le pusieron el traje, aunque el gran James Earl Jones volvió a darle su emblemática, inconfundible e inigualable voz. Pero en Rogue One hablarían de la Estrella de la Muerte, cuyo responsable para la época de A New Hope era Grand Morff Tarkin.

El problema es que el actor que interpretó a Tarkin, Peter Cushing, murió en el año 1994. Por ello a Lucasfilm se le ocurrió crear una versión digital en CGI del actor y para lograron contaron con el trabajo de ILM.

Imagen: Creación de Tarkin mediante CGI. ILM vía The New York Times.

Kiri Hart, productor de Lucasfilm, comentó en una entrevista con el New York Times que durante el desarrollo del guión estudiaron varias alternativas a la presencia de Tarkin en Rogue One, pero al final decidieron que era más complicado y poco preciso explicar por qué el que terminaría siendo el responsable de la Estrella de la Muerte no aparecía en ningún momento durante su construcción.

Sponsored

“Conversamos de la posibilidad de que Tarkin enviara mensajes a través de otros personajes, o incluso de que apareciera como un holograma. Al final descartamos esas ideas”.

Tarkin era importante para el desarrollo de la trama y la continuidad de la historia, por lo que hablaron con la familia de Cushing y solicitaron permiso para recrearlo de forma natural. Evidentemente accedieron.

Advertisement

El proceso para dar vida al Tarkin en CGI incluía utilizar al actor Guy Henry para dar “el cuerpo” al personaje y llenar su rostro de sensores de captación de movimientos para así pasar sus expresiones a digital. Tanto Henry como ILM estudiaron por mucho tiempo los movimientos, gestos y detalles faciales mínimos de Cushing y lograron una recreación tan exacta que da un poco de miedo.

Los mismo sucedió con la Princesa Leia. Aunque Carrie Fisher está viva la idea era usar una versión joven de ella acorde a la época. Lucasfilm consideró solamente mostrarla de espalda en ese momento final de la película que nos aclara qué tan conectadas están Rogue One y A New Hope, pero finalmente decidieron recrear todo su cuerpo con la ayuda de la actriz Ingvild Deila y usando el mismo procedimiento que con Tarkin.

Advertisement

El resultado quizás no es perfecto, pero sí lo suficientemente bueno para que ambos personajes cumplieran su cometido y nos sacaran una gran sonrisa. [vía The New York Times]

Actualizado: después de publicar este artículo haciendo referencia a Carrie Fisher, la actriz ha fallecido. Una increíble pena. Que descanse en paz.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.