Disney llevó a cabo varios cambios en la trama y el desenlace de Rogue One: A Star Wars Story durante su producción. Para ello Lucasfilm tuvo que grabar muchas escenas que al final no fueron incluidas, suficientes como para hacer una versión completamente diferente de la película.

Ben Mendelsohn, actor que interpretó al villano del film, comentó en una entrevista con Collider que el director Gareth Edwards los hizo grabar hasta cuatro versiones de cada escena, con la intención de tener diferentes posibles desenlaces para cada personaje y la trama en general.

Advertisement

“Teníamos distintas formas de interpretar cada escenario y diferentes lecturas para cada escena. Esto con la intención de tener diferentes opciones para cambiar parte de la trama si era necesario. Personalmente pude ver varias de esas escenas y cuatro de ellas eran cruciales para el desarrollo de la historia”.

El actor que dio vida al Director Krennic aseguró que fueron desechadas tantas escenas que con ellas podrían haber creado varias películas completamente diferentes. Serían versiones alternativas de Rogue One.

El desarrollo del primer spin-off de Star Wars no estuvo libre de problemas. Lucasfilm decidió regresar al estudio a última hora para grabar varias escenas que se especula cambiaron el final de la película. La productora siempre tuvo claro que no harían una secuela. No obstante, alguno de esos desenlaces alternativos que grabaron y desecharon podrían haber dejado las puertas abiertas a una Rogue Two.

Sponsored

De cualquier forma podemos estar seguros de nunca veremos ese material, lamentablemente. [vía Collider]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.