Apenas hemos visto a Luke unos instantes en el primer teaser tráiler de The Last Jedi, pero los que han visto a Mark Hamill durante el rodaje ya hablan de cierto objeto que el actor lleva en la película, un objeto que podría ser un simple detalle de atrezzo o la clave de todo el film.

Según explican en Making Star Wars, Luke Skywalker se pasea con un colgante que nunca se le había visto antes. En el extremo de ese colgante hay un cristal de color rojo. Los rumores aseguran que no es un simple adorno. Se trata nada, más y nada menos, que del cristal Kyber del sable láser de Darth Vader.

Advertisement

El dato tiene sus implicaciones. Puede que Luke lo lleve por pura nostalgia, pero es raro que se haya quedado con un objeto tan impregnado del lado oscuro en lugar de destruirlo. Quizá simplemente es que no puede ser destruido, lo cual nos lleva a la única razón por la que el veterano jedi puede haber tomado la decisión de llevarlo encima: evitar que Kylo Ren lo encuentre.

El hijo de Han y sus caballeros de Ren son conocidos por la adoración que profesan a las reliquias de los sith, y la creencia de que esas reliquias les otorgan poderes. En ese sentido, el cristal Kyber del sable de Vader es la reliquia definitiva. Por otra parte, el peculiar sable de Kylo Ren tiene ese aspecto irregular en los bordes precisamente porque el joven aspirante a villano no ha logrado estabilizarlo correctamente porque no ha recibido entrenamiento Jedi. Buscar el cristal kyber podría tener también tener motivaciones puramente prácticas.

En otro orden de cosas, los bocetos del líder supremo Snoke que han ido publicánsode en los libros oficiales muestran que lleva un anillo con una gema negra en uno de sus dedos. No falta quien asocia esa gema al mítico sable láser negro creado por el primero de los mandalorian y que aparece en la serie Rebels. Quizá los cristales Kyber tengan mucha más importancia de la que tenían en la nueva trilogía de Star Wars. En Rogue One, desde luego, se mencionaban mucho. [vía Making Star Wars]

Advertisement