Al noreste de Ouarzazate, una ciudad de Marruecos conocida como La puerta del desierto, se está levantando la planta solar más grande del mundo. Cuando esté terminada medirá 6.000 hectáreas —más que el área de Rabat, la capital del país. Este jueves se inauguró su primera fase, construida por un grupo español.

La primera fase se denomina Noor 1 y es una central térmica solar. Cuenta con 500.000 espejos parabólicos que persiguen la luz del sol durante el día para generar 160 MW de potencia, suficientes para satisfacer la demanda de 135.000 hogares. En 2017, cuando las fases Noor 2 y Noor 3 estén terminadas, el complejo iluminará 1,1 millones de hogares a través de 580 MW de potencia.

Cada espejo de Noor 1 mide 12 metros de altura. Su función es calentar unas tuberías que contienen un aceite térmico sintético. El fluido puede llegar hasta los 393 grados Celsius, momento en el que se intercambia su calor con el agua para generar vapor y hacer girar unas turbinas que producen la electricidad.

Las labores de diseño y construcción de Noor 1 fueron adjudicadas a tres empresas españolas: Acciona, Sener y TSK. Sener se encarga también de la construcción de las fases Noor 2 y Noor 3, que ya está en marcha. Además se levantará una planta de concentración fotovoltaica que no ha sido adjudicada.

En total, Marruecos ha invertido 9 mil millones de dólares en el proyecto. Más allá del cambio climático, la motivación del gobierno es dejar de importar energía y combustibles fósiles del extranjero. [Guardian]

Advertisement

Advertisement

Imágenes: AP y World Finance Project

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)