Los mamut lanudos se extinguieron hace 10.000 años, pero algunos restos de estos animales se han hallado en tan buen estado de conservación que la idea de resucitar estos mamíferos es menos ficción de lo que parece. George Church es profesor de genética en Harvard. Él y su equipo han dado un paso importante para traer al mamut de vuelta.

Church rechaza la idea de clonar mamuts a partir de su ADN. El investigador ha dado con una manera distinta de reconstruir el ADN del mamut. La técnica consiste en insertar genes de Mamut en buen estado en ADN de elefante. Los investigadores han logrado ya reemplazar 14 genes con éxito. Church explica en una entrevista a The Sunday Times:

Tenemos ya células completamente funcionales de elefante con ADN de Mamut. Si aún no hemos publicado los resultados del estudio es porque aún queda trabajo por hacer, pero lo publicaremos. Estamos priorizando genes asociados con la resistencia al frío, como el crecimiento del pelo, el tamaño de las orejas, la grasa subcutánea, y especialmente la hemoglobina.

Los mamuts lanudos vivían en climas muy fríos. Muchas de esas zonas han permanecido con capas de permafrost subterráneo durante 30.000 años, convirtiéndose en un efectivo frigorífico de muestras de ADN para los biólogos.

Advertisement

La cuestión sobre si es necesario traer una especia extinta como el mamut lanudo de nuevo a la vida es objeto de un intenso debate. Church sostiene la teoría de que el regreso de los mamuts (o de un animal parecido) podría incluso contribuir a preservar el ecosistema de zonas frías como Siberia. Otras voces como la del Professor Alex Greenwood, jefe del departamento de enfermedades de la fauna salvaje en el Instituto de Investigación del Zoo de Leibniz se oponen frontalmente a la idea. Para Greenwood, "el dinero debería invertirse en salvar de la extinción las especies de elefante que ya tenemos, no en intentar resucitar una especie que lleva extinta miles de años." [vía The Sunday Times y Washington Post]

Foto: Esqueleto de Mamut en el Museo de Historia Natural de París. Wikimedia Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)