En el mundo de los relojes existe una extraña pasión por parte de algunos de crear modelos cuyo funcionamiento sea cada vez más complejo. Los hemos visto hechos a madera usando una pizarra, y también a luz solar en pleno siglo XXI. Pero este modelo hecho a base de cuerdas merece un premio.

El reloj es obra de Felix Vorreiter y lleva el nombre de FLUX 1440. Su funcionamiento se basa en una serie de ruedas y engranajes que se conectan mediante casi 1200 metros de cuerda, la cual se moverá y posicionará dependiendo de la hora que sea. Lo que parecieran ser marcas negras ubicadas de forma aleatoria a lo largo de la cuerda termina marcando la hora en cada minuto.

Advertisement

Advertisement

Eso sí, para funcionar el reloj depende de que alguien o algún mecanismo hale la cuerda, por lo que cuando digo que es un reloj de funcionamiento ridículamente complejo, no es mentira. Pero también es una obra de arte. [Felix Vorreiter vía Make]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.