Durante su conferencia en la E3 2015, Microsoft anunció que su consola Xbox One tendrá retrocompatibilidad con los juegos de la generación anterior, la Xbox 360. Pero más allá de solo poder ejecutarlos, estos títulos se ven mucho mejor en la nueva consola, y cargan muchísimo más rápido.

Así lo ha demostrado el YouTuber Mecha-Potato-Alex, quien ha podido jugar a la versión del primer Mass Effect compatible con Xbox One (gracias a ser parte del programa de pruebas de Microsoft) y lo ha comparado, lado a lado, con la versión original para Xbox 360. El resultado es fascinante.

Mass Effect, el mismo que salió en el año , se ve mucho más detallado en la nueva consola, con las texturas más “suavizadas” (curvas más naturales) y con una taza de fotogramas por segundo (frame rate) muchísimo más estable. También mejora la iluminación e incluso los controles se sienten mucho más fluidos, según sus pruebas.

Advertisement

Pero sin lugar a dudas lo más sorprendente es también lo más obvio. Los tiempos de carga en Mass Effect para Xbox One son muchísimo más cortos, incluso alcanzando apenas los 2 segundos de duración. Las escenas cinemáticas también son un poco más rápidas, lo que las hace más fluidas y naturales.

Microsoft aún no ha explicado cómo funciona la retrocompatibilidad de juegos en Xbox One, más allá de que se basa en un emulador que desarrollaron para la consola. De cualquier forma es fascinante ver cómo los mismos juegos de hace tantos años y una generación atrás se ven mucho mejor en la nueva consola, sin necesidad de ser “remasterizados”. Esto es justo lo que necesitan las consolas actuales, y es hora de que Sony también siga este ejemplo. [Mecha-Potato-Alex vía Kotaku]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)