Nutella. Wikimedia Commons

La gente es de Coca Cola o de Pepsi, de Burguer King o McDonalds, de Nike o Adidas. También lo es de Nutella o Nocilla. Para este nutrido grupo de personas, no hay nada más sagrado que la receta de su amada pasta de avellana. Para ellos, lo que ha hecho Nutella, no tiene nombre.

Básicamente, la casa Ferrero había modificado silenciosamente la legendaria receta con la que millones de personas han untado una rebanada de pan (o comido directamente desde el tarro a cucharadas). Esto, en algunas casas, es sagrado, y el cambio sin avisar a la legión de fans es poco menos que una herejía.

Advertisement

Ferrero, el fabricante italiano de Nutella, admitió que había llevado a cabo un “pequeño ajuste”, pero insistió en que el valor nutricional de la nueva versión era similar al de su predecesor. Estos ajustes de la receta habían sido detectados por un grupo de consumidores alemán, Hamburg Consumer Protection Center, y revelados en su página de Facebook.

Imagen: Facebook Hamburg Consumer Protection Center

Según esa publicación, el contenido de azúcar de Nutella aumentó de 55,9% a 56,3%. La presencia de leche desnatada en polvo aumentó de un 7,5% a un 8,7%, probablemente sacrificando algo de cacao en el proceso. ¿El resultado? Una Nutella que ahora tiene más azúcar y grasa, pero menos avellanas.

Advertisement

¿Qué ocurrió tras la revelación? Que muchos fanáticos furiosos de Nutella llevaron a Twitter la crítica la través del hashtag #boycottNutella.

Poco después aparecía un comunicado donde Ferrero confirmaba que los cambios se habían realizado pero insistió en que “la calidad ... y todos los demás aspectos de Nutella siguen siendo los mismos”.

Lo cierto es que el contenido nutricional de Nutella no ha estado exento de controversia. A principios de este año, los fans de la marca se sorprendieron con una foto “desconstruida” de sus ingredientes en crudo, una donde se mostraban capas de un tarro y que revelaron el alto contenido de azúcar.

Imagen: Verbraucherzentrale Hamburg

Para Kawther Hashem, nutricionista de Action on Sugar, “es toda una sorpresa ver que Nutella ha aumentado la cantidad de azúcar en su producto ya de por sí dulce”. Además, Nutella también contiene aceite de palma, motivo de preocupación debido a sus posibles vínculos con el cáncer, así como por su impacto ambiental.

Advertisement

Sea como fuere, la vieja Nutella ha dado paso a una nueva receta, más dulce, sí, aunque posiblemente imperceptible para el gusto de la mayoría de personas. [The Guardian]