La cadena de restaurantes McDonalds ha decidido introducir filtros que bloqueen el acceso a contenidos pornográficos en las redes WiFi públicas que ofrecen a los clientes de sus casi 14.000 restaurantes. La inquietante pregunta inmediata es ¿Hay alguien que acuda a un McDonalds a ver otro tipo de carnaza que no sea la de las hamburguesas?

La cadena de restaurantes de comida rápida no tiene constancia de ello, pero ha decidido aceptar la recomendación de un grupo conocido como Enough is Enough. Esta asociación lucha precisamente por convertir Internet en un lugar en el que el porno no sea algo que los niños puedan encontrar con solo una búsqueda en Google.

Aunque no existe constancia de clientes con el suficiente mal gusto como para ver porno en McDonalds, la fundadora de EiE, Donna Rice Hughes, señala que los empleados de cadenas como Starbucks a menudo han tenido que llamar la atención a algunos clientes por estar viendo contenidos para adultos.

Advertisement

Advertisement

McDonalds no es la primera cadena que introduce filtros para bloquear contenidos de este tipo y definitivamente poco apropiados para un espacio público. Recientemente, el New York Post informaba de que los sin techo de Nueva York estaban utilizando algunos puntos de acceso gratuitos de la ciudad como Times Square para ver porno. A raiz de ello, la operadora de esos puntos de acceso, LinkNYC decidió también bloquear el acceso a páginas para adultos. [Enough is Enough vía Venturebeat]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.