La inflación en Venezuela no es normal. Al espanto económico de las cifras no oficiales se suma el hecho de que el gobierno venezolano lleva meses sin dar datos sobre lo que pasa en realidad. Para intentar aportar algo de claridad, Bloomberg ha optado por un nuevo índice: el café con leche.

El índice no es que sea muy científico, pero al menos es tangible y cercano al ciudadano de a pie. Como explican en la propia agencia, es muy difícil hacerse una idea de la situación en un país donde los economistas manejan cifras de aumento de la inflación del 300% y el Fondo Monetario Internacional pronostica un 700%.

¿Y el café cómo va? Pues según Bloomberg, una taza de café con leche (lo que en Venezuela llaman popularmente un “marrón grande”) en una cafetería cualquiera del este de Caracas ha pasado de costar 450 bolívares a costar 1.100. Eso arroja una tasa de inflación del 1.526% en las últimas 17 semanas, que es lo que lleva el índice en activo.

Advertisement

Advertisement

Es interesante considerar que el precio es radicalmente diferente en función del tipo de cambio que elijamos en el bizarro sistema financiero venezolano. Si optamos por el tipo de cambio que el gobierno de Maduro asegura que es el real, el café cuesta 110 dólares. Si elegimos en cambio el tipo de cambio que los venezolanos manejan en el mercado negro, el precio del café con leche es de 35 centavos de dólar. Esa es la razón por la que se suele decir que Caracas es, al mismo tiempo, la ciudad más barata y más cara del mundo.

En el país existe otro índice muy navideño que es el de la hallaca. Mide lo que cuesta elaborar una de estas sabrosas empanadas de carne envueltas en hoja de plátano típicas de Navidad. El índice de la hallaca se sitúa este año en los 2.987 bolívares. El salario mínimo mensual es de 27.000. [vía Bloomberg]