En 2012, el Mio Alpha fue el primer reloj deportivo que se atrevió a integrar lector de ritmo cardíaco sin tener que recurrir a las proverbiales bandas pectorales. El proyecto, de hecho, comenzó en Kickstarter, pero les fue bien, y en este CES han presentado su nueva versión.

Si tuviera GPS propio, el Mio Alpha podría ser el reloj deportivo perfecto. De momento nos contentaremos con las mejoras que sus creadores han pensado para esta nueva edición, que no son otras que acelerómetro, pantalla retroiluminada y un nuevo software más preciso. El acelerómetro es la función más bienvenida. Hasta ahora, el Mio Alpha era poco más que un pulsómetro (y uno muy preciso, por cierto). La llegada del acelerómetro ya permite medir el ritmo, la velocidad y la distancia como dios manda. El reloj puede almacenar hasta 25 horas de datos para luego sincronizarlos con un smartphone vía Bluetooth. El reloj tiene su propia aplicación, pero también funciona con suites deportivas populares en iOS o Android.

La retroiluminación, por su parte, también es una ayuda para los que gustan de hacer ejercicio de noche. En cuanto al software, se han pulido algunos aspectos como el cronómetro o la sincronización. El Mio Alpha 2 se convierte así en una interesante elección para los que quieren un reloj deportivo sencillo pero muy eficiente. Saldrá a la venta en los próximos meses a un precio de 200 dólares, exactamente el mismo que la versión anterior. [vía Mio]


¿Quieres estar al tanto de todas las novedades presentadas en el CES 2015 de Las Vegas? Sigue toda nuestra cobertura aquí, bajo la etiqueta "CES 2015".

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)