Google Chrome es el nuevo Internet Explorer 6. No está obsoleto ni ha dejado de soportar todos los estándares, pero va camino de ser la manera en que la mayor parte de la gente accede a la web. 2016 ha sido otro año épico para Chrome, a expensas —precisamente— de Internet Explorer.

Microsoft ha perdido cerca de 331 millones de usuarios de sus navegadores desde enero. La gran mayoría ha ido a parar a Google Chrome. Ni siquiera Microsoft Edge, preinstalado en 371 millones de ordenadores con Windows 10, ha impedido la debacle. Según datos de la firma Net Applications:

Advertisement

Advertisement

  • Internet Explorer había empezado el año con un 44% de cuota de mercado y a finales de octubre estaba en un 23%
  • Microsoft Edge inició 2016 con un 3% de cuota y ahora tiene un 5%
  • Google Chrome había comenzado el año con un 35% de cuota de mercado y al finalizar el mes de octubre estaba en un 55%
Cuota de mercado de los distintos navegadores (enero de 2016 - octubre de 2016). Imagen: Net Applications

Atrás quedan aquellos tiempos oscuros en los que el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Comisión Europea castigaban a Microsoft por el monopolio de Internet Explorer. Con Google no pasará igual, puesto que Windows sigue siendo el sistema más usado y Chrome no viene instalado por defecto. Aun así, a Google no le vendría mal un poco de competencia. [Computerworld vía Business Insider]