Microsoft se dedicó durante un año entero a obligar a la mayor cantidad de usuarios posible a que actualizaran a Windows 10. Y es que esta actualización era necesaria por un montón de razones, pero en alguna ocasión fueron demasiado lejos al forzarla y Microsoft por fin lo reconoce.

Chris Capossela, jefe de mercadeo en Microsoft, mencionó en una entrevista con el podcast Windows Weekly que hubo un momento de la campaña de actualización a Windows 10 en el que pensó que se habían excedido. Esto se debe a que engañaron (o confundieron) a los usuarios que buscaban cancelar la actualización.

“Hubo un momento en particular en el que las personas presionaban la “X” de color rojo en la app de la actualización esperando que esto significara “cancelar”, pero en realidad lo que hacía era pasar la descarga y la instalación a segundo plano para no molestar al usuario.

El hecho es que mucha gente se molestó porque se sentían engañados y ahí fue cuando supimos que fuimos demasiado lejos al forzar la actualización. Lo siguiente que hicimos fue cambiar el funcionamiento de ese botón pero estas cosas toman tiempo así que pasamos dos semanas bastante dolorosas recibiendo críticas”.

Microsoft lanzó una aplicación que se instalaba en todos los dispositivos con Windows 7 y Windows 8 (u 8.1) llamada “Get Windows 10” (Obtén Windows 10). Esta era la encargada de actualizar los dispositivos al nuevo sistema operativo y en ella fue donde se presentó el polémico caso del botón “X” engañoso.

Advertisement

De cualquier forma esta fue solo una de las muchas formas en las que Microsoft intentó obligar a sus usuarios a actualizar a Windows 10. Las críticas le llovieron a la compañía, pero la realidad es que era un mal necesario.

Porque todavía existen millones de dispositivos en el mundo funcionando con Windows XP o Windows 7, dos sistemas que por más que le gusten a algunos usuarios están desfasados y ya no reciben actualizaciones de seguridad por parte de la compañía, lo que los hace vulnerables.

Advertisement

Es cierto que Windows 8 fue un tropezón en la historia del sistema operativo y eso hizo que muchos se negaran a actualizar a W10, pero el sistema más reciente no solo corrigió todos sus fallos sino que también implementó nuevas características bastante útiles y atractivas, tales como Cortana o el nuevo navegador Edge que es tan bueno como sus rivales.

Microsoft ofreció la actualización a Windows 10 de forma gratuita a todos los usuarios de W7 y W8 durante un año. Al forzarla lo que lograron fue evitar que al usuario descuidado promedio se olvidara de actualizar y dejara su sistema desfasado y, más importante, desprotegido. Era un mal necesario. [Windows Weekly vía Thurrott]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.