Unas pocas grúas, varias pavimentadoras, unas cuantas apisonadoras y un montón de hombrecitos obreros son suficientes para desmontar y hacer de nuevo el paso elevado de una autopista en 43 horas. Al menos en China.

Este time lapse de un minuto deja patente la eficiencia de los operarios que reemplazaron un paso elevado de 1300 toneladas en Pekín. Se trata del puente Sanyuan, que enlaza con la autopista del aeropuerto. El proceso de demolición del puente viejo e instalación del nuevo se realizó en menos de dos días gracias al uso de carreteras modulares prefabricadas.

Según una declaración de Zhou Zhengyu, el director de la comisión de transporte de Pekín, la obra se completó en tiempo récord. Tuvo lugar en noviembre de 2015, pero el vídeo se ha vuelto viral ahora porque a todos nos da envidia tanta diligencia pública. [CGTN America vía Korea Portal]

Advertisement