A Masaya Nakamura le debemos mucho. Este veterano empresario japonés es el padre de Namco, la compañía que nos ha regalado algunos de los videojuegos más extraordinarios de la historia, y una de las que impulsaron el desarrollo de esta industria en los 70 y 80.

Nakamura ha fallecido el 22 de enero a los 91 años de edad. En 1955 se convirtió en el fundador de una compañía que aún hoy lleva su nombre en las siglas: Nakamura Manufacturing Company o Namco. En aquel entonces, la compañía fabricaba caballitos de juguete mecánicos para niños de los que funcionan con monedas.

En 1978, Nakamura ascendió al puesto de vicepresidente y la compañía dio el salto de las recreativas eléctricas a los videojuegos. Su primer título fue Gee Bee, pero el lanzamiento que los catapultaría al éxito llegaría al año siguiente. Se trata del mítico Galaxian, que revolucionó la industria del videojuego al introducir los gráficos en color RGB.

Advertisement

Advertisement

Durante la época dorada de los vieojuegos y bajo el timón de Masaya Nakamura, Namco publicó clásicos como Pac-Man (1980), Galaga (1981), o Xeviuos (1982). Aunque el empresario no diseñó personalmente Pac-Man, muchos lo consideran el padre del popular icono de los videojuegos. En 1985 Namco compró Atari Games en Estados Unidos, asegurándose los derechos de comercializar sus juegos en recreativas.

Namco sobrevivió a la crisis de la industria del vieojuego y en 2005 se fusionó con la juguetera japonesa Bandai para formar el conglomerado que es hoy. Nakamura mantuvo un cargo honorario en la compañía hasta el día de su muerte y siguió teniendo un peso importante en sus decisiones estratégicas. [vía Namco Bandai]