El estudio italiano Fuksas aceptó el reto de remodelar un antiguo Palacio militar en Roma. La única condición era que había que dejar su fachada intacta. El resultado es esta fusión de arquitectura clásica y futurista que no os dejará indiferentes.

El edificio es el Palazzo Ex Unione Militare. El edificio fue construido en 1901, y estaba en tan mal estado que Fuksas lo vació completamente, manteniendo sólo la fachada. Después de extraer 1.000 toneladas de escombros, el edificio volvió a construirse en torno a una espectacular estructura orgánica de acero y cristal que deja que la luz natural ilumine cada uno de sus pisos.

Advertisement

El proyecto ha llevado cinco años, y ha costado 165 millones de euros (220 millones de dólares). Ahora, el Palazzo espera su nuevo uso que será, con toda probabilidad, albergar un establecimiento H&M o Benetton. [DesignBoom]