Primero lo consiguieron en ratones, luego se descubrió un gen esencial para la pérdida de memoria. Ahora, neurocientíficos holandeses han logrado el siguiente paso: dar con una técnica que logra eliminar de la memoria malos recuerdos de forma selectiva. La técnica se basa en la conocida terapia electroconvulsiva (TEC), pero aplicada en un momento concreto. En las pruebas con 42 pacientes ha funcionado.

Un grupo de neurocientíficos de la Radboud University Nijmegen, en Holanda, han logrado eliminar malos recuerdos de la memoria de varios pacientes utilizando terapia electroconvulsiva o por electrochoque. Sí, es la técnica que consiste en suministrar descargas eléctricas al cerebro. Se lleva utilizando desde hace décadas como un método efectivo (y demostrado) para tratar a pacientes con depresión severa, o trastornos como la esquizofrenia. Sin embargo, ahora se ha descubierto que, utilizada en un momento concreto, sirve para eliminarlas total o parcialmente.

Advertisement

La técnica se basa en el concepto de re-consolidación de la memoria, según el cual los recuerdos se van re-escribiendo en nuestro cerebro cada vez que accedemos a ellos. Varios estudios han demostrado que en este proceso, los recuerdos son vulnerables a alteraciones o incluso pueden desaparecer.

Es es justo el instante que los neurocientíficos seleccionaron para aplicar la terapia por electrochoque: cuando rememoramos recuerdos traumáticos. Probaron la técnica sobre 42 pacientes diagnosticados con depresión severa. Les mostraron al inicio varias imágenes de dos escenas traumáticas: un accidente y un asalto físico. Un tiempo después, les pidieron que recordaran una de esas escenas. En ese momento, cuando se cree que los recuerdos son vulnerables, aplicaron la terapia electroconvulsiva.

Al día siguiente, al intentar recordar la escena, habían olvidado buena parte de los detalles. Sin embargo, recordaban sin problema las imágenes de la escena sobre la que no se les aplicó electrochoques.

Sponsored

El hallazgo, detallado en Nature, supone una nueva oportunidad para tratar a pacientes con depresión y otros desórdenes neurológicos. Sin embargo, aún es pronto. Es necesaria mucha más investigación para determinar cuánto dura el efecto de ese "borrado" de memoria y hasta qué punto funciona con recuerdos complejos y antiguos o solo con los más sencillos y recientes (como en el caso de las escenas mostradas a los pacientes). En cualquier caso, un avance más para entender cómo funciona de veras nuestro cerebro. [vía Nature]

Foto: Feraru Nicolae / Shutterstock