Han pasado cinco años desde que un tsunami hiciera que colapsara la planta nuclear de Fukushima en Japón y el plan para recuperar la zona incluye limpiar los escombros usando robots, dado que estos serían más resistentes a las condiciones. Pero los últimos intentos demuestran que los robots no resisten estos niveles de radiación.

Cinco modelos diferentes han entrado a las ruinas del reactor de Fukushima, con el propósito de recoger y deshacerse de las tuberías que forman parte de los escombros. No obstante, los robots han accedido a las ruinas y no han regresado, debido a que sus circuitos se derritieron por el efecto de los altos niveles de radiación en la zona.

Advertisement

La compañía Tepco es la encargada de esta fase de limpieza y aseguran que lamentablemente no hay nada que sus robots puedan hacer para evitar sucumbir ante la radiación. Al inicio de la misión pudieron recoger algunos escombros, pero finalmente estiman que todas las unidades que envíen a las ruinas terminarán quedándose allí, con sus circuitos fundidos.

Y no hay esperanzas de que las cosas vayan a cambiar (al menos por ahora). Las condiciones en las que se encuentran esas ruinas son demasiado drásticas para la tecnología con la que cuenta hoy en día esta compañía, por lo que limpiar la planta de Fukushima para tarde o temprano recuperar la zona será un proceso mucho más complicado de lo que imaginaban. [Reuters vía Engadget]

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)