Cuando Einstein dijo aquello de que solo había dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana imagino que sus palabras eran irónicas, pero lo retrató perfectamente. El último ejemplo es este vídeo, firmado por un tal T. Patrick Murray donde aparece Kubrick admitiendo “la verdad”. ¿El único problema? Que (en este caso sí) es un montaje.

El documental en sí viene en el formato de una entrevista “perdida” de hace 15 años con Stanley Kubrick poco antes de su muerte. En ella, el aclamado director admite que dirigió el montaje de la llegada a la Luna para el gobierno estadounidense porque lo considera “su obra maestra”.

Advertisement

Recibe el nombre Shooting Stanley Kubrick y muestra a un anciano con barba en la penumbra y con la cara llena de sombras.

Dura 48 minutos pero el montaje es tan malo que resulta complicado pasar más allá del minuto 2. Por suerte, existe también una versión en bruto de la entrevista que no está salpicado de escenas de las películas de Kubrick, suponemos que con la intención de alargarlo innecesariamente.

¿Cuáles son lo problemas? Para empezar, el tipo no es Kubrick, ni de remota casualidad. Por si acaso, en Gawker se han puesto en contacto con la ex-mujer del director, Christiane Kubrick. Un representante de la misma deja claro que: “La entrevista es una mentira. Stanley Kubrick nunca ha sido entrevistado por T. Patrick Murray y la historia entera es un montaje, fraudulenta y no cierta”.

Cabe la duda, por supuesto (en la conspiranoia siempre cabe todo) de que la viuda de Kubrick afirme eso por interés propios o motivos ocultos. El caso es que la transcripción de dicha entrevista también es un desastre. En ella Kubrick afirma que “Neil” (refiriéndose a Neil Armstrong) estaba muy molesto con el tema y que 2001 fue su obra más ambiciosa, pero que considera el montaje su verdadera obra maestra. Según la misma también Kubrick considera que el montaje se debió a que es “imposible” mandar al ser humano a la Luna.

Por qué no importa

El vídeo es, en sí, una prueba más de por qué al final acaba dando igual el número de pruebas que desmonten cada intento de demostrar que la llegada del hombre a la Luna fue un montaje.

Los conspiranoicos, magufos, Illuminates y otros “poseedores de la verdad” van a seguir encontrando motivos para dudar de cualquier cosa de la que quieran dudar. Es curioso como un comentario como este acaba por caer precisamente en lo mismo que critican.

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)