Imagen: Har Gobind Singh Khalsa / Flickr

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) discurre a lo largo de 27 km bajo los suburbios bucólicos de Ginebra, Suiza. Un monstruo de metal que nos ayuda a entender las partículas más básicas del universo. La pregunta es: si los fantasmas existen, ¿no debería haberlos encontrado ya el LHC?

Eso es lo que piensa el físico británico Brian Cox, profesor de física de partículas en la Universidad de Manchester. Cox dejó su opinión clara en el programa de radio The Infinite Monkey Cage de la BBC la semana pasada:

Si queremos que persista algún tipo de patrón que lleve información sobre nuestras células vivas, entonces debemos especificar con precisión qué medio lleva ese patrón y cómo interactúa con las partículas de la materia de las cuales se hacen nuestros cuerpos. En otras palabras, debemos inventar una extensión del modelo estándar de la física de partículas que se ha escapado a la detección del Gran Colisionador de Hadrones, lo cual es casi inconcebible en las escalas de energía de las interacciones de partículas en nuestros cuerpos.

Lo que dice es que, si existen los fantasmas, entonces deberían ser capaces de interactuar con las partículas del modelo estándar de física de partículas a las escalas de energía en las que se produce la vida.

Advertisement

Normalmente aprovecharía la oportunidad de desacreditar a los amantes de lo paranormal, pero honestamente, esa explicación es ridícula.

No estoy diciendo que haya fantasmas. No creo en los fantasmas. Pero hay un montón de partículas teorizadas que el Gran Colisionador de Hadrones aún no ha descubierto, desde las llamadas partículas supersimétricas hasta las minúsculas partículas propuestas para la materia oscura llamadas axiones. “La investigación de la materia oscura de baja energía es algo en desarrollo”, explicó a Gizmodo Bob Jacobsen, profesor de la Universidad de California en Berkeley, que trabaja en el detector de materia oscura LUX. “Todavía no sabemos si existen los axiones. ¿Cómo estás tan seguro de que los fantasmas no están hechos de axiones?”.

Jacobsen me advirtió que no ha investigado a fondo los métodos para detectar fantasmas con física de partículas y que podría estar equivocado. Pero basta con ver lo que dice la página web del CERN sobre los axiones:

El axión es una partícula neutra y muy ligera (pero no sin masa), que no interactúa (o lo hace muy débilmente) con la materia convencional. De algún modo uno puede pensar en el axión como un “fotón extraño”. De hecho, la teoría predice que el axión, si existe, podría transformarse en un fotón (y viceversa) en presencia de campos electromagnéticos.

A mí me parece que eso suena muy fantasmagórico, señor Cox.

LUX, una enorme cámara de xenón en Dakota del Sur, XENON, una enorme cámara de xenón en una montaña italiana, el Telescopio de Axiones Solares del CERN (CAST) y otros experimentos están buscando activamente partículas de materia oscura que no han encontrado ni descartado todavía. Es más: ¿y si los fantasmas sencillamente no quieren pasar el rato en el Gran Colisionador de Hadrones porque podrían estar asustando a las personas que realmente creen en fantasmas?

Advertisement

Por supuesto, no estoy diciendo que existan los fantasmas. De hecho, yo creo vehementemente que no existen. Solo estoy diciendo que so bien el LHC puede explicar un montón de cosas, aún no ha conseguido descartar la existencia de fantasmas.

[RealClearScience via LiveScience]