La imagen que ves arriba es la primera a color del cometa 67P. Por extraño que parezca, parece que no es muy diferente a las que habíamos visto anteriormente. Fue tomada por la cámara OSIRIS en Rosetta y es una combinación de otras imágenes con filtros de ondas rojas, verdes y azules, que se superponen para darnos el color real.

La ESA afirma que el proceso fue un tanto complicado ya que, aunque las fotografías se toman de manera consecutiva, el cometa no detiene su proceso de rotación. Así que lo más difícil es lograr que estas empaten perfectamente.

Advertisement

La imagen que mostraba un 67P de color rojizo no es precisamente real. Se trata de una fotografía hecha con un método de exposición múltiple con énfasis en las ondas rojas. La ESA explica que aunque el cometa sí refleja mejor estas ondas, no es posible que el ojo humano lo vea así. En su lugar, lo veríamos como en la fotografía: color gris.

De hecho, los científicos están sorprendidos de que esta tonalidad se encuentre de manera homogénea en 67P. Esto quiere decir que su composición lo es también. Por ejemplo, el hielo en la superficie debería reflejar más ondas azules, mostrando parches de ese color. Sin embargo, estos no existen.

Advertisement

Estos datos son consistentes con las observaciones de los especialistas. El color gris muestra que la superficie del cometa está compuesta por algún tipo de polvo obscuro. Los científicos piensan enfocar los esfuerzos de OSIRIS en el futuro para entender la composición del mismo. [vía ESA]

Imagen: ESA/Rosetta/MPS para el equipo OSIRIS MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)