El Lockheed SR-71 Blackbird es una auténtica leyenda con alas. El característico perfil negro de este avión de reconocimiento estratégico es inconfundible para cualquier entusiasta de la aviación pero ¿Qué ocurre cuando la última misión de esta pájaro de 33 metros de largo es entrar en un museo? La respuesta es una mudanza como se han visto pocas.

El Museo de la Ciencia de Virginia ha comprado un SR-71 que formará parte de una nueva exposición permanente llamada “Velocidad”. La cuestión es que el ala del museo donde el Blackbird disfrutará del reposo del guerrero no es un hangar ni está pensada para poder meter un avión semejante limpiamente.

Advertisement

Advertisement

Para acoger su nuevo inquilino, los responsables del museo han acometido una espectacular reforma en la que han eliminado la planta superior de ese ala, y luego han construido una plataforma provisional para poder montar el avión.

El SR-71 se ha desmontado cuidadosamente en varias piezas que se han ido introduciendo por la ventana para ensamblarlas en su posición definitiva. Este timelapse recoge todo el complicado proceso. Seguro que más de un visitante al museo se pregunta en el futuro cómo demonios hicieron para meter ese avión dentro del edificio. [Science Museum of Virginia vía Popular Mechanics]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.