Imagen: Sam Rutherford/Gizmodo

Si renuevas tu smartphone hoy, lo más probable es que te salga más caro que el anterior. No es casualidad: el precio medio de los teléfonos inteligentes lleva subiendo todo el año, y en el tercer trimestre de 2017 batió todos los récords con un incremento del 7% respecto al año anterior.

Sí, no solo hemos superado la barrera psicológica de los 1000 dólares con terminales como el Galaxy Note 8 y el iPhone X. Según el último estudio de mercado de GKF, y después de años de caídas, el precio promedio de los smartphones subió en todo el mundo hasta alcanzar los 318 dólares de media (estaba en $299 durante el mismo periodo de 2016). La subida ha sido más pronunciada en Europa Occidental (+11% hasta los $443) o China (+15% hasta $327), y algo menor en Norteamérica (+4% hasta los $387), pero solo en los mercados más desarrollados de Asia el precio bajó.

Advertisement

Los teléfonos cuestan más porque las memorias han subido de precio y porque otros componentes como las cámaras y los sensores son cada vez más avanzados, lo que ha acabado encareciendo el coste de los terminales. A pesar de este detalle, la demanda mundial de teléfonos inteligentes siguió creciendo hasta alcanzar las 367 millones de unidades vendidas durante el tercer trimestre de 2017. Esta demanda récord ha venido impulsada principalmente por América Latina (con un aumento interanual del 11%) y Europa Central y Oriental (con un aumento del 9% interanual).

Lo que es una mala noticia para los usuarios, es una oportunidad para los fabricantes, que veían como la saturación del mercado venía causando un descenso en los volúmenes de venta desde hacía años. Ahora los fabricantes podrán aumentar el valor del mercado ofreciendo terminales de corte más prémium, con diseños más espectaculares o cámaras más avanzadas.

[GFK vía mixx.io]