El ciclo de renovación del iPhone es uno de los más predecibles del mercado (encaja con los contratos bienales de las operadoras estadounidenses). Desde el iPhone 3G, Apple rediseña el teléfono cada dos años y lanza un modelo “s” —más rápido, con mejor cámara— en el año de en medio.

Eso no va a ocurrir con el iPhone 7, según publicaba Nikkei hace un par de semanas y corrobora hoy el Wall Street Journal. Se esperan los habituales cambios internos, una cámara mejorada —quizás doble, como la del Huawei P9— y la rumoreada ausencia de la toma de auriculares; pero veríamos pocos cambios estéticos, entre ellos la desaparición de las líneas de la antena y un milímetro menos de grosor aprovechando el espacio ganado al minijack.

Advertisement

Advertisement

Apple se estaría reservando el gran rediseño para 2017, el año del décimo aniversario de iPhone. Para entonces se espera un teléfono con cuerpo de cristal, pantalla OLED, una nueva generación de 3D Touch y, por primera vez, un iPhone sin botón home, con el lector de huellas incorporado en la pantalla. Según el WSJ, Jony Ive —jefe de diseño de Apple— lleva años apostando por un iPhone que parezca una simple lámina de cristal. [Nikkei, Wall Street Journal]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.