¿Recuerdas esa historia según la cual el grupo Iron Maiden seguía las redes de piratería para saber dónde había interés por su música y programar allí conciertos? No es cierta. Como se suele decir, el titular era demasiado jugoso (y bueno) para ser verdad. La página que publicó primero la noticia, de la cual se hicieron eco miles de medios en todo el mundo (entre ellos nosotros), ha reconocido que hay un error y es infundada. ¿Qué ha ocurrido?

Algo que desgraciadamente ocurre demasiadas veces en Internet: noticias sin contrastar de verdad. El periódico The Guardian publicó el pasado 29 de Noviembre este artículo en el que hablaba con Greg Mead, co-fundador de Musicmetric, un software que analiza datos de BitTorrent y redes sociales. En él, Mead aseguraba que las bandas podrían utilizar la información online (de piratería y redes sociales) para programar mejor sus conciertos. Y daba el ejemplo de Iron Maiden. En palabras de Greg Mead a The Guardian:

Los datos de BitTorrent de Iron Maiden sugieren que Brasil es un gran foco de fans. Dado que Brasil es uno de los países con mayor uso de redes para compartir archivos, es un fuerte indicador de popularidad. Con sus conciertos constantes, los datos sugieren que Iron Maiden ha tenido especial éxito en convertir la compartición gratis de archivos en fans que pagan [por sus conciertos].

Las declaraciones de Mead en ningún momento aseguran que Iron Maiden esté activamente utilizando Musicmetric para, de forma planificada, analizar las redes de piratería y programar conciertos. Pero es confusa y puro marketing. Buscaba publicidad para el servicio. Y la consiguió.

Advertisement

Casi un mes después, la publicación CiteWorld dio el salto a asegurar que Iron Maiden sí utilizaba Musicmetric para planificar sus conciertos. No es cierto. O, al menos, no se puede afirmar. Hoy la publicación ha reconocido no tener pruebas de que Iron Maiden utilice esos datos para programar sus giras. "El análisis descrito en este artículo se realizó sin la participación o el conocimiento de la banda y no tenemos confirmación de que la banda lo conozca [el software] la o la haya usado", aseguran.

Igual que cientos de medios internacionales fiables, por aquí también nos hicimos eco. Sentimos la confusión. Fallo nuestro por no sospechar antes y contrastar por nuestra cuenta. Ahora ya conocemos la realidad que, como siempre, suele ser menos emocionante que la ficción.

Foto: AP