Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

Si la playa ya te aburre, puedes probar nuevas sensaciones visitando alguna de estas espectaculares minas. Se trata de antiguas excavaciones que hoy se han convertido en improvisados museos, monumentos, o lugares donde practicar deportes de aventura. ¿Estaremos ante una nueva moda de turismo morlock?

Mina de sal de Turda, Rumanía

Abierta en el siglo segundo y abandonada en 1932. En 1992 abrió de nuevo como atracción turística. Una de las salas mide 80 x 50 metros y 40 de altura, y tiene un lago con botes para remar.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Wikimedia Commons, Ben Scicluna, Schoko Chantallle y Cristian Bortes)

Mina de sal Wieliczka, Polonia

Tiene 287 kilómetros de túneles excavados en el siglo XIII y ha funcionado hasta 2007. Hoy se puede visitar. Tiene tres capillas, docenas de estatuas y hasta candelabros elaborados con sal de roca.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Wikimedia Commons, Nico Trinkhaus, William, Konrad Glogowski y Victor Wong)

Mina de carbón Blegny, Bélgica

Excavada en el siglo XVI, hoy el visitante puede pasear a 60 metros bajo tierra para aprender sobre el proceso de extracción del carbón.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Antonio Ponte, Guido A. J. Stevens y Goya Bauwens)

Mina de sal de Praid, Rumania

Es una de las minas de sal más grandes de Europa. En ella se puede practicar espeleología, almorzar, o asistir a una misa subterránea.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Salinapraid, Camil Ghircoias, Norin Teposu, Gabriela Grosseck, Cacuci Cristian y Ádám Szedlák)

Mina Kewhra, Pakistán

Supuestamente fue descubierta por Alejandro Magno, pero el túnel principal data de 1872. Es la segunda mayor mina de sal del mundo. Cuenta con su propia mezquita, y la iluminación con lámparas de sal de roca es espectacular.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity
Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Fakhir Shaheen, Farhan Chawla y Manal Khan)

Minas de plomo Bonne Terre, Missouri, Estados Unidos

En activo entre 1860 y 1962. Cuando las bombas para achicar se apagaron, el agua inundó los niveles inferiores. Hoy es todo un parque acuático donde practicar deportes, o simplemente bañarse en una descomunal reserva de agua dulce subterránea.

Imagen: Nico Trinkhaus/Sumfinity

(vía Missouri Division of Tourism)

Mina de sal de Brochnia, Polonia

Se cerró tras la Segunda Guerra Mundial. Tiene 16 niveles bajo tierra.

(vía Wikimedia Commons, Tobiasz Koprowski y mik Krakow)

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)