Es posible que hayas oído que la lluvia de meteoritos de las Perseidas, que tendrá lugar el próximo día 12 de agosto, será la más intensa y brillante que se recuerda en la historia de la humanidad, y que tendrá miles de estrellas fugaces por hora. Me temo que la información se ha exagerado un poco.

No solo se ha dicho que habrá miles de estrellas fugaces por hora, sino que serán tan brillantes que algunas podrán verse de día. Los rumores en torno a este fenómeno astrónomico anual se han salido tanto del tiesto que la NASA ha decidido intervenir para poner las cosas en su sitio.

Sólo 150 estrellas por hora, no miles

Para empezar está la cuestión de la frecuencia. Las Perseidas nunca han caído a un ritmo de miles de estrellas fugaces a la hora. La lluvia más intensa que se recuerda ocurrió en 1993, y fue de alrededor de 300 meteoros a la hora. El año pasado alcanzó picos de 200 estrellas fugaces por hora, y el ritmo promedio suele ser de entre 80 y 100.

Advertisement

La lluvia de meteoros de las Perseidas es la tercera en importancia del año, pero se cuenta entre las más populares porque las largas noches de agosto hacen que sea fácil ver estas estrellas fugaces. Lamentablemente, este año no será tan fácil cazar el fenómeno. Se esperan alrededor de 150 meteoros por hora, pero hay un problema: la Luna.

Aunque la Luna llena de agosto fue el pasado día 7, el día 12 aún será visible en un 81%, y su luz amortiguará el brillo de muchas de las estrellas fugaces. El resultado es que solo se verán entre 40 y 50 meteoros por hora. La posibilidad de que alguno de estos pequeños meteoritos sea visible de día queda fuera de toda discusión. Es sencillamente imposible.

La lluvia de estrellas más intensa de la historia

Queda claro que las Perseidas de 2017 no serán la lluvia de estrellas más intensa de la historia de la humanidad, pero ¿Qué fenómeno tiene ese récord? La respuesta es las Leónidas de noviembre de 1833.

Grabado de la época que trata de representar las Leónidas de 1833

La lluvia de estrellas de aquel año fue tan increíblemente intensa que muchas personas se arrodilaron a rezar pensando que había llegado el fin del mundo. No es para menos. Las Leónidas de 1833 alcanzaron una tasa de decenas de miles de meteoritos por segundo con picos de hasta 100.000. En otras palabras, mientras en una lluvia de meteoritos normal se suele ver una o dos estrellas fugaces por minuto, aquél año se vieron entre 20 y 30... ¡por segundo!

Por si te estabas preguntando qué causa una lluvia de estrellas, la respuesta es el polvo de los cometas. En el caso de las Perseidas, a mediados de Agosto, la Tierra atraviesa una región con abundante polvo cósmico proveniente del cometa 109P/Swift-Tuttle. Las partículas de ese polvo que entran en la atmósfera arden y se desintegran, generando una auténtica lluvia de meteoros.

Te dejamos con algunos consejos que aumentarán tus posibilidades de ver las Perseidas este año:

  • Aléjate de la luz. Eso significa alejarse de las grandes ciudades y zonas de contaminación lumínica. Cuanto menos luz, mejor.
  • Si hay nubes o mal tiempo, no verás nada. Si el cielo está parcialmente despejado, localiza una zona sin nubes para intentar ver la lluvia de estrellas.
  • Llévate tumbona. Es la mejor forma de observar este fenómeno, tumbado en el suelo, en una hamaca o tumbona. Y nada de prismáticos o telescopios, la velocidad a la que van las estrellas y el escaso espacio visible que atraviesan hacen que lo mejor sea observar a simple vista.

[NASA vía Space]

Advertisement