Lanzar una cámara de 1.000 megapíxeles al espacio para no tomar fotos. Suena irónico, pero así de extraña a veces es la exploración espacial. El telescopio espacial Gaia ya está en posición. Todos sus sistemas funcionan, y acaba de enviar su primera fotografía. La imagen, irónicamente, será también una de las últimas.

La foto corresponde a la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la vía láctea, y es sólo un 1% de la superficie que va a cubrir el telescopio. La imagen es solo una prueba para ajustar correctamente todos sus sensores y enfocar el telescopio.

Advertisement

Cuando el satélite entre definitivamente en modo operativo dejará de enviar fotos completas. Su impresionante placa de sensores será utilizada para realizar un mapa exhaustivo de la posición y movimiento de más de 100.000 millones de estrellas de nuestra galaxia.

Los datos del sensor serán filtrados y enviados en paquetes a nuestro planeta para su análisis. La Agencia Espacial Europea calcula que el mapa completo de nuestra galaxia ocupará aproximadamente 1.000.000 de GB. Para poder procesar todo eso se ha creado un consorcio en el que participan más de 400 científicos y centros de investigación en Europa. [ESA]