Dice la leyenda que cuando los astronautas de la misión Apolo 11 Armstrong, Aldrin, y Collins regresaron a nuestro planeta tras visitar la Luna, lo primero que tuvieron que hacer es rellenar los correspondientes papeles de aduanas para poder entrar en Estados Unidos. El único problema es que esta historia no es más que leyenda urbana más falsa que un billete de 99 dólares.

La Oficina de Historia de la NASA explica que los papeles de aduana son completamente reales, pero que los astronautas nunca tuvieron que firmarlos, ni mucho menos tuvieron que hacerlo nada más aterrizar. Los documentos fueron creados, como mera formalidad, por el Director del servicio de inmigración en Hawai, y las firmas se rellenaron automáticamente mediante una máquina autopen.

Advertisement

La imagen de Armstrong, Aldrin, y Collins mirando con gesto cansado y cara de circunstancias a un agente de aduanas mientras declaran rocas y polvo lunar como equipaje es simpática, pero no es cierta. Esos trámites cansinos solo nos tocan, desgraciadamente, al resto de los mortales. [NASA History vía io9]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)