Nos situamos en Foshán, al sur de China. Un ladrón estira la mano por la ventanilla de un camión para hacerse con un teléfono y se marcha en su scooter. Un exceso de confianza le hace dar media vuelta y huir por donde ha venido. Lo que ocurre después es digno de una película de kung-fu.

El camionero, que según la prensa local se apellida Huo, ve venir al ladrón en la moto y se apresura a cortarle el paso. Cuando parece que está a punto de morir arrollado por incauto, Huo se eleva del suelo y ejecuta una brutal patada voladora al más puro estilo Bruce Lee. Ambos acaban en el suelo.

Las cámaras de tráfico registran entonces cómo el camionero recupera su smartphone a puñetazos ante la mirada de pánico del ladrón. En Gizmodo nos declaramos en contra de la gente que se toma la justicia por su mano, pero hay que admitir que esta venganza tiene tintes de taquillazo. [CGTN]