Foto: Londaren / Imgur

Trollpikken (pene del troll en Noruego) es una formación de roca que recuerda exactamente a lo que su nombre sugiere. El pasado sábado, el peculiar monumento apareció seccionado. Las autoridades noruegas han jurado atrapar a los culpables y volver a erigir el apéndice de roca.

Aunque desde fuera todo suena a chiste, lo cierto es que a los noruegos el incidente no les ha hecho ninguna gracia. Trollpikken era un popular destino turístico para los amantes de la naturaleza que visitan el municipio de Eigersund, al sur del país. La razón de la indignación es doble porque el pináculo de roca no se ha caído espontáneamente. Su base tiene huellas de taladro y golpes que apuntan a un acto intencionado de vandalismo. Este vídeo de Facebook tomado por un excursionista muestra las marcas de un taladro de grandes dimensiones.

La policía de Eigersund ha jurado encontrar a los culpables, aunque de momento no hay sospechosos. Si finalmente se les captura, la broma les puede salir muy cara. Según las leyes noruegas, este tipo de actos de destrucción pueden valerles una pena de hasta seis años en prisión.

Advertisement

Mientras la investigación sigue su curso, un grupo de activistas ha puesto en marcha una campaña de donativos en la web de crowdfunding noruega Startskudd para recaudar fondos con los que restaurar la roca. Al cierre de este post, la campaña ya ha recaudado más de 200.000 coronas noruegas (unos 21.000 euros) que era el monto necesario para la operación.

Un empresario local llamado Sverre Garpestad se ha comprometido a llevar a cabo el arreglo, que consiste en usar pernos de acero y cemento e izar la pieza caída mediante un helicóptero. “Tenemos la viagra que hace falta” ha comentado Garpestad a una cadena de televisión local. Todo indica que el pene del troll volverá alzarse sobre el paisaje montañoso de Eigersund [TV2 vía The Guardian]