Fotos: Jennifer Watling

Los primeros círculos aparecieron en los años 80. Trincheras circulares de cuatro metros de profundidad y alrededor de diez de anchura. Hoy se conocen más de 450 de estos geoglifos ocultos bajo la sombra amazónica. Un nuevo estudio aporta nuevas claves sobre para qué se usaban.

Los círculos comenzaron a aparecer en el estado brasileño de Acre, al oeste del país, a medida que los agricultores quemaban terreno de selva para sus cultivos. Hace mucho que la civilización que excavó esos enigmáticos anillos en ha desaparecido. De hecho, los estudios concluyen que son anteriores incluso a la selva amazónica tal y como la conocemos actualmente. Los más antiguos datan del siglo primero de nuestra era y se extienden hasta bien entrado el siglo XV. 

Ese tipo de círculos suelen ser el paso previo a la construcción de complejos megalíticos como los de Stonehenge, pero los habitantes del amazonas de aquella época tuvieron tiempo de completar su construcción y nunca se han hallado piedras. Tampoco se han encontrado restos arqueológicos de ningún tipo, lo que descarta que sean asentamientos. Su configuración descarta también que tuvieran fines defensivos. ¿Para qué servían esos círculos entonces? La arqueóloga de la Universidad de São Paulo Jennifer Watling cree que se trata de mercados al aire libre.

Advertisement

Advertisement

Watling y su equipo han analizado por primera vez la composición del suelo de dos de esos círculos para tratar de determinar la vegetación que tenía y su posible uso. El resultado de ese análisis sugiere que los círculos nunca se usaban durante mucho tiempo. En aquella época el Amazonas era un bosque de bambú. Los restos de carbono indican que la vegetación de la zona se quemaba selectivamente. La trinchera, probablemente servía para evitar que el fuego se extendiera al resto de la selva. Una vez despejado, el círculo servía como lugar de reunión, probablemente un mercado agrícola. Con el tiempo, el lugar se abandonaba, y vegetación de otro tipo volvía a crecer allí.

El estudio añade un dato importante. Los primeros habitantes del Amazonas eran mucho más respetuosos con el medio ambiente que los actuales. La quema de terreno de selva se realizaba de manera muy selectiva y a mucho menor escala que en la actualidad. En los últimos 40 años se ha perdido el 20% de esta jungla que está considerada como el “pulmón” del planeta. [Universidad de São Paulo vía Science Alert]