Polonia tiene abundante ruinas militares de la época en la que sufrió la ocupación nazi, pero de ahí a que haya un tren blindado de la Segunda Guerra Mundial oculto bajo las montañas de Wałbrzych y cargado con todo tipo de tesoros hay un paso importante. Al menos por ahora.

La fiebre del tren nazi cargado de oro comenzó a mediados de agosto. Una firma de abogados polaca solicitó el 10% que establece la ley del país sobre el valor de nuevos hallazgos arqueológicos. La firma actuaba en nombre de dos buscadores de tesoros, uno polaco y el otro alemán, que aseguraban haber encontrado la ubicación de un antiguo tren que los nazis enterraron en un complejo de túneles cerca de la localidad polaca de Wałbrzych, cerca de la frontera con República Checa.

El supuesto descubrimiento cobró tanta credibilidad que hasta se movilizó al ejército para proteger la zona donde se se supone que estaba enterrado mientras se verificaba su existencia. La firma de abogados llegó a asegurar que tenía en su poder datos de GPR que confirmaban la presencia del tren y comparaba su importancia con la del Titanic.

O bien alguien no se había leído las instrucciones del GPR, o la firma de abogados tiene más ambición que vergüenza, porque lo que ha aparecido es un antiguo túnel, pero vacío. Eso es, al menos, lo que aseguran los geólogos de la Escuela de minas de la Academia de Ciencia y Tecnología de Cracovia. Janusz Madej, director del equipo encargado del análisis ha explicado en una rueda de prensa que sí que hay un túnel en la zona en la que indicaban los buscadores de tesoros y tiene unas vías, pero las mediciones no indican nada tan grande como el tren de 92 metros que describen los buscadores de tesoros.

Advertisement

Advertisement

Uno de estos aventureros modernos, Piotr Koper, ha rebatido las palabras de los geólogos durante la rueda de prensa. Koper asegura que sí que hay tren y que el hecho de que los científicos no hayan encontrado nada es que porque han utilizado diferentes instrumentos de medición. El buscador de tesoros insisten en que hay que excavar para estar seguros, pero su recomendación podría ser ignorada. La zona donde habría que excavar está próxima a unas vías de tren actuales y una excavación es un riesgo que las autoridades no parecen estar dispuestas a tomar. Lo que está claro es que, incluso con todas las evidencias en contra, el tren de la fiebre del oro no se detiene en Polonia. [vía Telegraph]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter o Facebook :)