La reacción de Estados Unidos al reciente hack masivo contra Sony Pictures no se ha hecho esperar, y no consiste solo en poner al FBI a investigar el caso. Obama anuncia hoy una nueva batería de medidas extraordinarias con un único objetivo: reforzar la seguridad en Internet.

Según fuentes anónimas de la Casa Blanca a las que ha tenido acceso el Washington Post, la nueva normativa forma parte de una lista de leyes que Obama enviará hoy al Congreso para su debate y eventual aprobación. A nivel de Internet, el paquete de medidas busca básicamente dos cosas. La primera es mejorar la colaboración entre las empresas privadas y las agencias de inteligencia de manera que no se produzcan casos como el de Sony Pictures, en los que la compañía trata de gestionar la crisis sin ayuda hasta que es demasiado tarde.

A nivel práctico, lo que Obama tiene en mente (para que se haga realidad primero tendrá que aprobarlo el congreso) es ofrecer a las empresas una cierta inmunidad legal contra demandas de terceros por revelar datos en caso de hack.

Advertisement

En otras palabras, las compañías tendrán una exención de responsabilidad hasta cierto punto cuando, por culpa de un hack, salgan a la luz datos personales nuestros. Para acogerse a este nuevo supuesto, la compañía debe informar de que ha sido atacada antes de 30 días, acudiendo a las agencias de seguridad y colaborando en la investigación. También debe cumplir la normativa de protección de datos como se viene haciendo hasta ahora. El hecho de que haya cierta inmunidad no implica que puedan desentenderse de la protección de datos.

Más poder

Por otra parte, el plan de Obama para reforzar la seguridad también contempla dar más poder a las agencias de seguridad y los tribunales a la hora de cerrar, por ejemplo, los sitios sospechosos de actividades criminales o perseguir la venta o alquiler de redes de bots para lanzar ciberataques.

Advertisement

El paquete de medidas también contempla una protección especial a los datos online de estudiantes, con los que no se podrá comerciar facilmente, y declara ilegal la venta de información financiera robada también fuera de Estados Unidos. Dar más poder a agencias como la NSA, no es una perspectiva muy agradable desde el punto de vista de la privacidad. Sabedor de ello, el presidente quiere debatir el marco normativo de manera que las agencias tengan severamente limitada la capacidad de almacenar información que no sea estrictamente relevante para sus investigaciones.

Sea como sea, el congreso estadounidense está en manos de los republicanos, así que se prevé un largo camino para estas nuevas leyes antes de que puedan aprobarse definitivamente. Os mantendremos informados de en qué medida nos afectan estas nuevas leyes fuera de Estados Unidos. [vía Washington Post]

Foto: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)