Dos cuencos de madera de Ikea o una caja de cartón parecen la cosa más lejana al hardware de videojuegos que podamos imaginar, pero se convierten en un ingenioso mando de consola en las manos de Marc Dubois. Este estudiante de la Escuela Cantonal de Arte de Lausana (ECAL) en Suiza ha creado un proyecto que convierte objetos cotidianos en mandos interactivos con la única ayuda de un smartphone.

El proyecto se llama OpenControllers y aprovecha diferentes componentes que podemos encontrar en cualquier smartphone moderno, como los giroscopos o la cámara. En el caso de los cuencos, Dubois sujeta el smartphone a su interior para convertir el conjunto en una bola que puede simular la física de objetos virtuales en la pantalla. Un cono de plástico translúcido con un smartphone en su interior permite utilizar la luz como componente interactivo.

Advertisement

OpenControllers no pasa de ser un concepto, pero es realmente interesante, sobre todo por la accesibilidad de los materiales utilizados, y por los componentes que usa del smartphone, que también son prácticamente universales. [Marc Dubois vía ECAL]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)