Imágenes: Expedia / Creative Common BY-SA 4.0

Sabemos no haces la maleta hasta el último día, pero no es excusa para pasarte las vacaciones arrugado y repitiendo camiseta en las fotos. Sólo necesitas unos minutos para poner algo de orden. Estos ocho trucos te ayudarán a ahorrar espacio en tu equipaje y evitar las arrugas en la ropa.

1. Aprovecha el interior de los zapatos

Si piensas que los zapatos son los verdaderos culpables de que la maleta no cierre es porque estás desaprovechando su interior. Enrolla los calcetines o la ropa interior y métela dentro de cada zapato para ganar unos centímetros más de espacio. Después enfunda los zapatos en una bolsa ajustada de tela o de plástico y búscale un sitio en el fondo del equipaje.

2. Ponte a enrollar, enrollar, enrollar

Recuerda: el cilindro es tu amigo. Puedes enrollar la ropa para ahorrar espacio y reducir la aparición de arrugas. Primero extiende la prenda sobre la cama y después empieza a enrollar desde abajo para que quede hecha un rulo. Una vez en la maleta, asegúrate de que no queden espacios entre las prendas para evitar que se desenrollen durante el viaje.

3. Aprende a doblar la ropa al estilo militar

También puedes enrollar la ropa al estilo militar, una técnica que funciona especialmente bien con las camisetas. Extiende la camiseta sobre la cama, dobla las mangas hacia el frente y la parte de abajo hacia atrás. Ahora dobla ambos lados de la camiseta hacia el interior, para que se solapen en el centro. Empieza a enrollar de arriba abajo y remete la parte que queda suelta a los lados como si estuvieras haciendo un burrito.

4. Domina la técnica del coche de payasos

El nombre puede sonar absurdo, pero si hay una manera rápida de doblar la ropa que ahorre espacio es ésta. Coloca todas tus camisas una encima de la otra con las mangas por fuera de la maleta. Haz lo mismo con los vaqueros (esta vez son las piernas las que tienen que colgar por fuera). Dobla mangas y piernas de modo que se solapen dentro de la maleta y remete lo que sobre para que el resultado quede ceñido.

5. Imagina que tu maleta es un archivador

Si lo de enrollar no va contigo, imagina que tu maleta es un archivador y cada prenda es un archivo. Para ello, dobla la ropa a la mitad y apílala en tu equipaje con el interior hacia fuera de manera que puedas identificar y extraer la prenda sobre la marcha, sin tener que desempaquetarlo todo.

6. Invierte en organizadores y cubos de embalaje

Si eres un viajero frecuente, deberías hacerte con varios de estos. Puedes usarlos para ordenar tu ropa por tipo, tamaño o estilo. Además puedes enrollar o doblar tu ropa con distintos estilos para aprovechar el espacio de cada cubo. Cuando llegues a tu destino, ya lo tendrás todo organizado y a mano.

7. Usa bolsas de cierre hermético

Ya sabes, esas bolsitas que se sellan herméticamente todas las veces que quieras. Aprovéchalas para separar productos de maquillaje, productos para el pelo y complementos; cada categoría en una bolsa. Estas pequeñas se pueden meter en algún bolsillo interior de la maleta o en el bolsillo exterior.

8. Compra algunas bolsas de cierre zip

De nuevo, bolsas de plástico que pueden abrirse y cerrarse con facilidad, pero éstas son más grandes y tienen un pequeño mecanismo de cierre parecido a una cremallera (las suelen ofrecer los supermercados para el congelado). Pues bien, son ideales para traer de vuelta la ropa sucia —enrollada, claro— y ganar mucho volumen para los típicos souvenirs.

[vía Expedia]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.