Imagen: Pixabay

A mediados del siglo XIX nace el rompecabezas conocido como el problema de las ocho reinas. Un desafío de ajedrez aparentemente “simple” que requiere una solución nítida y extremadamente aguda, tanto, que la Universidad de St. Andrews en Escocia están ofreciendo una recompensa de 1 millón de dólares.

El enigma fue ideado originalmente por el ajedrecista Max Bezzel a finales de 1840. La explicación del reto era sencilla: colocar sobre un tablero de ajedrez estándar ocho reinas sin que estas se amenacen entre ellas. Según explican los investigadores de la universidad escocesa:

El enunciado del problema significa poner una reina en cada fila, de modo que no hay dos reinas en la misma columna, y no hay dos reinas en la misma diagonal.

Por tanto, las soluciones no son difíciles de imaginar, pero el problema se vuelve más complejo cuando el tablero de ajedrez crece, por ejemplo, con 100 reinas en un tablero de 100 por 100. Es aquí, una vez que los números comienzan a ser realmente grandes, cuando las soluciones informáticas son incapaces de resolverlo.

Imagen: Wikimedia Commons

Según el profesor de la universidad, Ian Gent, cualquier programa que pudiera resolver estas escalas tan grandes sería más poderoso que cualquier otra máquina que tengamos en la actualidad:

Si pudieras escribir un programa que pudiera resolver el problema realmente rápido, podrías adaptarlo para resolver muchos de los problemas más importantes que nos afectan a todos a diario.

Para Gent, este programa sería capaz de descifrar hasta los más difíciles sistemas de seguridad, algo que tomaría a cualquier software actual miles de años simplemente por el hecho de tener que descartar un número casi infinito de soluciones hasta que uno funcione.

Advertisement

En cambio, para Peter Nightingale, colega de Gent, incluso la posibilidad le parece una utopía, “nuestra investigación ha demostrado que por ahora no puede ser”. Esta es la razón de que exista esa enorme cantidad de dinero para aquel que logre el reto. [AtlasObscura]