Diseño como los de antes y especificaciones como las de ahora. Eso es básicamente lo que promete la nueva cámara de Olympus, la Pen E-P5, una continuación del éxito que la compañía tuvo el año pasado con la OM-D EM5, pero intentando llegar ahora a la perfección. ¿Lo consigue?

La nueva Pen E-P5 es una cámara compacta sin espejo de objetivos intercambiables con un diseño retro que, tanto por fuera como por dentro, es impresionante. La Pen E-P5 es más fina y pequeña que la anterior, la OM-D, pero además mantiene gran parte de las funcionalidades de su predecesora. Nuestros compañeros en Gizmodo US ha podido probar una unidad de pre-producción y el resultado es realmente positivo.

El diseño de la Pen E-P5 no es retro al azar, está inspirado en una cámara de 1960, la Olympus Pen F (a la izquierda en la foto):

Los modos de ajustes P/S/A/M están en el dial de arriba. Cuenta con un dial de control 2×2 para los modos manuales. El sensor es el mismo que en la Olympus OM-D, un Live MOS de 16 megapíxeles, pero en este caso la Pen E-P5 cuenta con una velocidad de obturador mayor, de 1/8000 segundos. En la parte trasera tenemos una pantalla abatible LCD.

Más allá de lo básico, la E-P5 será la primera cámara compacta sin espejo con Wi-Fi integrada, algo cada vez más esencial y que iremos viendo por defecto en todos los modelos. El sistema de estabilización de 5 ejes y el autofoco son realmente precisos, dos aspectos que Olympus insiste que ha mejorado especialmente sobre la OM-D.

Advertisement

En definitiva una gran cámara con las funciones necesarias hoy en día pero diseño de antes. ¿Qué más se puede pedir? Ahora viene lo malo: su precio será de 1.000 euros / dólares y estará disponible a partir de junio. Sí, es bastante cara comparada con otras cámaras compactas sin espejo del mercado. Aún así, es uno de los mejores equipos que hemos visto en diseño y prestaciones. Merece la pena. [Olympus]