La última moda entre muchos músicos y cantantes es arremeter contra los servicios de streaming en Internet. Sin embargo, lo que artistas como Taylor Swift parecen no haber entendido (o no quieren entender) es que no es Spotify o Deezen no es el que se queda con su dinero. El enemigo lo siguen teniendo más cerca de casa.

El principal sindicato de editores discográficos de Francia (Syndicat National de l'édition Phonographique o SNEP) acaba de publicar un informe junto a la consultora Ernst & Young en el que analiza cómo ha ido la industria musical en el país durante 2014. El apartado de servicios en streaming es sencillamente demoledor, y supone un buen ejemplo de lo que ocurre en otros países. Comencemos con dos pequeños gráficos, pero muy reveladores.

Advertisement

Advertisement

El primero muestra el porcentaje de dinero que va a parar a cada una de las partes implicadas en la producción musical, desde el propio artista, hasta los compositores, las discográficas y, por supuesto, los impuestos. Sí, de cada 9,99 euros que un usuario de Spotify paga en Francia, solo 68 céntimos, un 6,8%, van a parar a los artistas, mientras que 4,68 euros, el 45,6%, se quedan en las discográficas que gestionan su música:

Reparto de los ingresos por música en streaming

En el segundo gráfico hemos quitado la parte de los impuestos y lo que ganan las plataformas digitales como Spotify para dar un poco más de claridad. En porcentajes, los grandes sellos musicales se llevan el 71,3% del total de ingresos por streaming una vez descontados los impuestos.

Reparto de los ingresos de streaming a la industria musical

(Después de quitar impuestos y plataformas digitales)

La SNEP, que no es otra cosa que la principal asociación de discográficas francesa, asegura en su informe que todo ese dinero revierte en beneficio de los artistas ya que cubre otros gastos indirectos derivados de la distribución musical. A pesar de esa explicación, no podemos evitar pensar que Bono tiene razón cuando aseguraba que el problema es que las discográficas no son muy transparentes en cuanto a qué hacen con los ingresos de streaming. Podéis leer el informe completo aquí (en francés). [SNEP vía Techdirt]

Advertisement

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)