Después de un parón de dos años, los protones vuelven a circular por los 27 kilómetros que conforman esa gran autopista de partículas que es el LHC. No colisionarán hasta dentro de un mes, pero cuando eso ocurra lo harán con el doble de energía que en experimentos anteriores.

Después de confirmar la existencia del Bosón de Higgs en 2012, esta vez los físicos intentarán encontrar nuevas pruebas que amplíen el Modelo Estándar de la física de partículas, y de ello sería en parte responsable la materia oscura. La materia oscura, que no debe ser confundida con la antimateria, no emite suficiente radiación electromagnética para ser detectada con los medios técnicos actuales, pero podemos deducir su existencia debido a los efectos que causa.

Advertisement

Sería la responsable, entre otras cosas, de que el universo se expanda cada vez más rápido (y no al revés, como se creía) o de que las galaxias giren mucho más rápido de lo que creíamos que girarían.

Atlas, uno de los detectores del LHC.

Una vez comiencen las primeras colisiones, allá por mayo, comenzarán a llegar los primeros análisis. Los físicos advierten que un nuevo gran descubrimiento, aunque posible, probablemente no ocurra pronto. Antes que eso, continuaremos reafirmando y explorando el actual modelo estándar para medirlo de manera más precisa. Se prevé que el LHC continúe en funcionamiento hasta el año 2035, así que quedan choques para rato. [BBC, ArsTechnica, CERN]

Imagen: Getty

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)