¿Te has parado a pensar para qué demonios son esos pequeños salientes que existen en algunas baldosas de las aceras? Quizás pensaste que se trataba de algún tipo de función relacionada con el drenaje del agua y el alcantarillado de la ciudad. Error. Su verdadera función es tan fascinante como necesaria.

Cuando nos encontramos con estos salientes estamos ante baldosas pododáctiles y su función es la de ayudar a las personas con discapacidades a moverse mejor por las calles. Como vemos en el siguiente vídeo elaborado por el Royal National Institute of Blind People en el Reino Unido los diversos patrones con los que se construyen las baldosas también tienen una razón muy concreta, la de guiar a las personas que tienen poca o nula visión.

Como vemos en el vídeo y dependiendo de los patrones, hay diferentes tipos. Por ejemplo el que vemos en las imágenes tienen un tipo de rejilla hundida diseñada para cruzar la calle. Además debería tener un rojo intenso para que puedan diferenciarlo las personas con poca visión. Si las marcas están desplazadas hacia un lado implica que están frente a una plataforma de tren y que posiblemente exista un gran hueco por el que podrían caerse. Las líneas horizontales respecto al camino significan que están a punto de encontrarse con unas escaleras. Por tanto, hay patrones para distintas situaciones

Advertisement

La integración de este tipo de baldosas en las ciudades es fundamental, al igual que la ardua tarea de los ingenieros para tener en cuenta el tipo de espacio que tienen y la forma en la que interactuaran las personas con diferentes discapacidades.

Así que la próxima que veas una de estas baldosas quizás te pique la curiosidad sobre la forma en la que han dispuesto los patrones y lo necesario que resulta diseñar una infraestructura que promueva el transporte seguro de todas las personas. [Jalopnik]