Hoy vamos con un clásico de los acertijos virales. Probablemente lo hayas visto bajo titulares grandilocuentes del tipo: “Si lo resuelves eres un genio” o “el 99% de las personas no consiguen resolverlo”. Nosotros no te vamos a mentir. Es tan fácil, que solo necesitas prestar atención y saber sumar.

El planteamiento no puede ser más sencillo. Tenemos una serie de sumas compuestas por diferentes objetos cuyo resultado es un número y se nos pide que resolvamos la última suma. ¡Buena Suerte!

Cómo decíamos, no se trata de ser un genio, sino de fijarse bien. La cosa va de atribuir un valor concreto a cada objeto en función de las sumas anteriores, pero los dibujos no son exactamente iguales. Los plátanos de la segunda y la tercera suma, por ejemplo, tienen un valor de 4, pero en la última suma su valor es 3 (solo hay tres plátanos en el racimo). La lógica del acertijo es la siguiente:

  • Dado que son idénticas, el valor de cada figura en la primera suma es 15.
  • Cada forma, además, tiene 15 lados (6 del hexágono + 5 del pentágono + 4 del cuadrado).
  • El valor de cada racimo de plátanos en la segunda suma es 4.
  • Por tanto, cada plátano individual vale 1.
  • Cada reloj tiene un valor de 3 que coincide con la hora a la que señala.
  • El último reloj, por tanto, tiene un valor de 2, porque señala las dos.
  • Los racimos de la última suma valen 3, porque cada uno tiene 3 plátanos.
  • La figura de la última suma vale 11 (6 del hexágono y 5 del pentágono. No tiene cuadrado)
  • La suma final es 2+3+(3 x 11). Según las reglas internacionales de orden de operaciones, la multiplicación se ejecuta siempre antes de la suma. En otras palabras, es 2+3+ (3 x 11), no (2+3+3)x 11
  • La operación queda en 2+3+33 = 38. El resultado final es 38