Como muchos científicos, Albert Einstein rechazaba la idea del entrelazamiento cuántico porque violaba el principio de localidad (que establece que dos objetos suficientemente alejados uno de otro no pueden influirse mutuamente de forma instantánea). Ahora puedes contradecirle desde tu casa con este experimento.

La mecánica cuántica nos dice que el mundo es más extraño de lo que creemos. El físico danés Niels Bohr afirmó en 1927 que las partículas no tienen valor hasta que se miden, y que su estado o comportamiento es consecuencia directa de observarlas. En otras palabras, el observador altera el mundo o incluso lo crea. Einstein se opuso a esa idea con la famosa frase “a mí me gusta pensar que la Luna sigue ahí aunque no la mire”.

Advertisement

Advertisement

De la interpretación de Bohr surgió una paradoja: si tienes un sistema de dos partículas entrelazadas y mides una de ellas, entonces la otra cambiará al instante sin importar la distancia que exista entre ellas. Einstein lo llamó burlonamente “acción fantasmal a distancia”, pero hoy en día lo conocemos como entrelazamiento cuántico y podemos comprobarlo en el laboratorio gracias a un experimento propuesto por John Bell:

En un test de Bell, el científico produce un par de partículas entrelazadas (entrelazamiento quiere decir que sus propiedades presentan una correlación fuerte; por ejemplo: si una gira hacia la izquierda, la otra tiene que girar también hacia la izquierda) y las envía a dos estaciones de medición separadas, denominadas tradicionalmente “Alice” y Bob. Alice y Bob realizan medidas simultáneas e impredecibles sobre las partículas. La mecánica cuántica dice que la medición que haga Alice influirá instantáneamente sobre la partícula de Bob, con el efecto de que los resultados de las medidas coincidirán.

Para realizar correctamente un test de Bell, las entradas del experimento tienen que ser impredecibles e independientes. The BIG Bell Test utiliza mentes humanas libres que envían 0 y 1 al azar desde sus casas a través de Internet. Se trata de un proyecto dirigido por el Instituto de Ciencias Fotónicas de la Universidad Politécnica de Cataluña en el que participan laboratorios de todo el mundo. Puedes acceder a la web del test para contribuir con tus 0 y 1 al azar a través de diferentes juegos, y también puedes ver esta animación para entender mejor cómo funciona el experimento. [The BIG Bell Test vía Omicrono]